Logo de Vigo360

Vigo360

Autobús de Abalo en el entorno de la estación de Pontecesures
Autobús de Abalo en el entorno de la estación de Pontecesures

El nuevo sistema tarifario de la Xunta

Daniel Antomil - 11/01/2023

Hasta 2011, para pagar en toda la red del transporte interurbano de Galicia era obligatorio hacerlo con dinero en efectivo, salvo en algunos casos donde existían bonos. Las tarifas se establecían de forma unitaria por concesión. En algunos casos tenían un precio fijo y en otros casos una tabla con tarifas que aumentaban para cada parada (mediante un precio fijo por kilómetro, con una percepción mínima, que establecía cada concesión).

A partir de ese año, nacieron las áreas de transporte metropolitano, que agrupaban a distintos municipios alrededor de A Coruña, Santiago y Ferrol. En estas áreas el precio del billete pasaría a establecerse mediante un sistema zonal, establecido en base a los municipios. Es decir, el precio del billete sería idéntico para todo el término municipal y el precio sería establecido en base a la distancia existente entre municipios mediante un sistema de saltos (es decir, la tarifa mínima se cobraría para viajar dentro del mismo municipio o a otro limítrofe, calculándose el resto por la distancia entre ellos).

Pero lo mejor fue el establecimiento de unas tarjetas de color azul que reducían enormemente el precio del billete, y permitían el transbordo sin penalización económica, tanto con el interurbano como con los autobuses urbanos de A Coruña y Santiago (el de Ferrol lo gestiona la Xunta). Este sistema aumentó notablemente el uso de los autobuses interurbanos en dichos entornos.

Y para los menores de 18 años se creó la Tarxeta Xente Nova, que establecía la gratuidad del autobús a los menores de edad con un límite de 60 viajes. El sistema funcionaba de tal forma que era necesario hacer una recarga de dinero del que se descontaba lo mismo en cada viaje, como si se tratara de una tarjeta normal, con la particularidad de que cada 15 días, el importe de los viajes consumidos se devolvía.

En 2012 se añadió Lugo y su entorno, y en 2015, el entorno de Vigo, con el transporte urbano excluido por decisión del alcalde.

Con todo, la admisión de las tarjetas TMG quedaba circunscrita a las zonas que operan en las áreas metropolitanas, aunque en ocasiones se admitían sin descuento alguno.

A partir de 2020, con las nuevas concesiones, la política tarifaria sufrió una revolución, consistente en:

  • Desaparecen las tarifas por parada, y se implanta un sistema de precio fijo para cada municipio, para toda Galicia, con unas tarifas fijas para todas las concesiones (precio de 1,50€ con aumentos de 0,50€ por cada 5 kilómetros) y con una actualización fija de la misma del 1,5% hasta 2030.

  • El precio del servicio se establece mediante una parada asimilada (normalmente la capital del municipio o su estación de autobuses) desde la cual se calcula la distancia y se establece la tarifa a cobrar en todo el término municipal.

  • La tarjeta TMG pasa a ser universal, con un descuento del 10% en todos los viajes, aumentables si se viaja de manera recurrente.

  • Este sistema abre la puerta a introducir un futuro descuento de 50 céntimos en cada viaje, y la posibilidad de hacer transbordos sin penalización.

Además, tal sistema, implementado en su totalidad el 23 de diciembre de 2020 en toda Galicia, abrió la puerta a la aplicación de los descuentos al transporte público que están vigentes desde septiembre de 2022, que de otra forma no se hubieran podido aplicar.

Con las nuevas tarifas, las tarifas han experimentado algunas bajadas y algunas subidas, como podría destacar (sin descuento de la TMG):

  • Vigo - Tui pasa de 3,25€ a 2,50€.
  • Vigo - Gondomar pasa de 2,80€ a 1,50€.
  • Pontevedra - Cambados pasa de 3,25€ a 2,50€.
  • Vigo - Ponteareas pasa de 2,85€ a 2€

Pero también subidas, como:

  • Vigo - Pontevedra, de 2,05€ a 2,50€.
  • Cangas - Pontevedra, de 1,40€ a 2€.
  • Vigo - A Lama, de 1,55€ a 3,50€.

Y además, en una línea sucede un hecho bastante curioso, que es la línea de Pontevedra a Vilalonga por Meaño. Esta línea hace un recorrido por distintas parroquias de Meaño, entre ellas la capital y Dena, y en este tramo, la tarifa a aplicar es la de 3 saltos, que es 2,50€. Pero al salir de Ponte Dena, se dirige a Vilalonga (Sanxenxo), donde termina la línea, y el precio establecido de Pontevedra a Sanxenxo es de 1 salto (1,50€). Es decir, es más barato ir al final que quedarse en una de las paradas de Meaño.

Esa línea tiene un uso residual, y ya he visto a algún que otro viajero pedir billete para Vilalonga y luego bajarse en Ponte Dena, para obtener una ventaja ilegítima con la ventaja de que técnicamente, el viajero tiene un billete válido para toda la línea.

Rúa de Urzáiz, calle principal del barrio

Paseos por Vigo (25) - O Calvario - Riomao

Hoy damos un paseo por uno de los barrios más característicos y con más personalidad propia de la ciudad

Praza do Chamorro, punto neurálgico del polígono

Paseos por Vigo (16) - Polígono de Coia

Hoy damos un paseo por una zona creada como tal a finales de la década de 1960, y que hoy intenta recuperar parte de su pasado

Imagen de un autobús de Vitrasa en el año 2011

Vitrasa y el sueldo de sus empleados

Ayer, el juzgado de lo social tiró a la basura el descuelgue salarial de Vitrasa, aquí lo analizamos.


Comentarios

Publicar comentario

Nota: el comentario será puesto en cola de moderación, y no será visible hasta que lo apruebe un moderador.