Logo de Vigo360

Vigo360

Imagen de un autobús urbano de Ferrol, que, como no aparece nadie, es legal publicarla
Imagen de un autobús urbano de Ferrol, que, como no aparece nadie, es legal publicarla

Sobre la legalidad de sacar fotos a los autobuses

Daniel Antomil - 12/07/2023

O borras la foto o te denuncio. Creo que todo aficionado que se precie ha escuchado esa frase procedente de algún conductor cuyo autobús ha sido fotografiado por algún aficionado.

Normalmente, el aficionado suele borrar la foto, para evitar problemas, aunque sepa que la ley le ampara, porque sabe que en algunas circunstancias, tener razón es lo de menos. Pero sí creo conveniente explicar algunas razones.

Para empezar, siempre es legal sacar fotografías o vídeos, lo que es discutible es su publicación. Por lo tanto, si os dedicais a fotografiar o sacar vídeos para vuestra colección personal, no teneis nada que temer, salvo perder el tiempo con denuncias estúpidas. No estais haciendo nada ilegal.

Pero nosotros vamos más allá, y queremos subir las fotos a una cuenta de Instagram, o utilizarlas para ilustrar una entrada en nuestro blog personal. ¿Podemos hacerlo?

Para empezar, las empresas no tienen derecho a la intimidad, por lo que la “norma”de que no se pueden sacar los números de la matrícula no procede, y más si el autobús está rotulado con los colores corporativos de la empresa.

Después, es obvio que cuando sacamos una fotografía al autobús, el fotografiado es el autobús. Por lo tanto, si se puede ver al conductor o a otra persona, estamos hablando de que salen de forma accesoria. Es igual que si le sacas una foto a un monumento y sale alguien. Por lo tanto, no es necesario el consentimiento de nadie que salga en la imagen, a no ser que tuvieras la feliz idea de sacar una foto a esa persona, siendo el objetivo principal de la foto.

Es decir, que una frase como la enunciada en el primer párrafo, tiene el siguiente recorrido legal: jajajejejijijojojuju. Eso, sin perjuicio de que pudiera ser considerado un delito de coacciones, y si fuera más fuerte, incluso de amenazas.

Pero esta respuesta admite una derivada, y es que la AEPD, desde la aprobación de la Ley 3/2018 de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, está comenzando a perseguir a particulares por asuntos de esta naturaleza. Todo ello, con una interpretación del reglamento bastante restrictiva, que, podría dar lugar a una sanción en este caso. Nos podemos defender, argumentando lo dicho anteriormente, y probablemente desestimen la demanda.

Por lo que en principio, si publicamos una fotografía en la que aparece alguien de forma accesoria, nos arriesgamos a sentar jurisprudencia por parte del citado organismo, y en el peor de los casos, tendremos el dudoso honor de ser los primeros a los que les caiga una multa por esta razón. Así que aconsejamos que, si sale alguien reconocible en las imágenes, anonimicemos la foto (pixelando o borrando la cara). Así no nos podrán decir nada malo.

Por otra parte, sí se ha encontrado jurisprudencia sobre qué se entiende por imagen accesoria, y es cualquiera que no permita identificar a la persona al público general, además de otras consideraciones que podrían ponderarse según el caso.

Hasta hace poco, la AEPD solamente perseguía a personas jurídicas, por lo que solamente se aplicaban las normas enunciadas en los primeros párrafos, pero en la actualidad, hay una creciente inseguridad jurídica respecto a las imágenes, que convendría solucionar, ya sea en un sentido o en otro.

Para terminar, nadie con un mínimo de experiencia vital y profesional debería darse cuenta de la clase de persona que va amenazando de esta forma. Normalmente es un patán semianalfabeto que se piensa que por conducir un autobús es superior al resto del mundo. Por eso va por la vida imponiendo su ley mediante amenazas. En muchas ocasiones, estos personajes entran en las empresas por recomendación o por ser familia de algún empleado, por lo que suelen carecer de la profesionalidad mínima para ocupar ese puesto, y por eso lo defienden ante cualquiera que pueda ser una amenaza.

Y esto tiene pasado, por ejemplo, en Vitrasa, con un viajero que supuestamente se dedica a sentarse delante y sacar fotos a los autobuses para denunciar a los conductores. Este tipo de comportamientos suelen ser obra de personajes de este tipo, que avergüenzan a la profesión y al resto de compañeros que día a día trabajan correctamente y dando una buena imagen de la profesión. Suelen ser estos los que se dedican a insultar en las redes sociales a todo aquel que diga que los vitraseros son esto o aquello, porque son así y se sienten atacados. Ya se sabe que quien se pica, ajos come ¿O acaso un vitrasero que trabaja bien se pone a insultar a uno que dice en las redes sociales que los vitraseros conducen como una panda de matones? Simplemente, no se dará por aludido.

P.D: Por supuesto, si alguien me escribe educadamente pidiendo que borre una imagen, será atendido, aunque legalmente no esté obligado a ello. Si vienes con amenazas, no solo no borraré la foto, te denunciaré por lo penal, que es gratis, y allá tú con las consecuencias que te traiga esa denuncia. Avisado quedas.

Vitrasa Actualidad Transporte Interurbano
Autobuses de Monbus en su sede de Vigo, en Gandarón, dos de ellos con matrícula provisional

Los descuentos al transporte público del Gobierno y de la Xunta

Analizamos aquí la medida del Gobierno de España de aplicar descuentos al uso del transporte público

Foto de archivo de un Mercedes Tourismo de Monbus en la estación de Pontevedra (diciembre de 2022).

La culpa no es mía

Si en algo destacan los políticos es en saber echar la culpa a los demás de los males causados por su penosa gestión. Hoy comentamos dos casos recientes.

Praza de América, punto neurálgico del barrio

Paseos por Vigo (14) - As Travesas - Ganoi

Hoy damos un paseo por una zona muy conocida y uno de los puntos neurálgicos de la ciudad

Comentarios

No hay comentarios aún. ¡Sé el primero en comentar!

Déjanos tu comentario

Para evitar el spam, revisaremos tu comentario, y no será visible hasta que lo aprobemos.