Logo de Vigo360

Vigo360

Autobús 543 el día en el que se cumplieron 10 años de su puesta en servicio, es decir, el día que quedó totalmente amortizado
Autobús 543 el día en el que se cumplieron 10 años de su puesta en servicio, es decir, el día que quedó totalmente amortizado

Las cuentas de Vitrasa al descubierto

Daniel Antomil - 10/02/2024 (actualizado 11/02/2024)

En los últimos años, las cuentas de Vitrasa han sido objeto de debate, debido a que sus pérdidas son la causa primera de la situación de huelga que atraviesa Vitrasa, y no son pocas las personas que acusan a la empresa de hacer ingeniería contable.

Pero las cuentas de la empresa son públicas, y cualquier persona pagando 9,59€ puede pedirlas al Registro Mercantil. Ni hace falta decir que se supone que son ciertas, de lo contrario estarían cometiendo un delito y no seré yo quien acuse de delitos sin pruebas.

Si uno sabe algo de contabilidad, puede descifrar algo del mensaje que dan los números, mientras que el resto de los mortales se queda mirando para los números con la misma cara con la que se mira un cuadro en un museo, es decir, con cara de haber entendido todo sin tener ni pastelera idea de lo que se ha visto. Pero tampoco se puede hacer magia, y una cosa son los números que se presentan y otra cosa son los gastos concretos y detallados, que eso solo lo sabe quien está dentro de la empresa.

¿Qué tiene la empresa?

Las cuentas de las empresas se compone de tres elementos, el activo (lo que tiene), el pasivo (lo que debe). Restando el activo y el pasivo se obtiene el patrimonio neto de la empresa.

En 2020 la empresa perdió 7.680.921€, mientras que en 2021, perdió 7.567.543€. De hecho, el patrimonio de la empresa pasó de 58.536.956€ a 50.968.623€. Por lo que estamos ante unas pérdidas muy preocupantes que de seguir durante 5 años acabarían con la quiebra de la empresa.

El activo de la empresa era de 69.380.845€, mientras que el pasivo era de 18.412.172€

Como activos, destacar el fondo de comercio creado en 2001 para absorber la filial que gestionaba la antigua estación de autobuses. Ese fondo se constituyó por 19.170.639€ y tras las amortizaciones vale 7.672.040€. De hecho, en el Registro Mercantil hay otra Viguesa de Transportes S.L. activa, pero cuyas últimas cuentas son del 2000.

Pero sin duda, el principal activo de la empresa es una cuenta corriente en común con Avanza, con 39.768.425€. Es decir, Vitrasa no tiene cuentas propias de banco y caja, todo va a una cuenta común con Avanza, mediante un sistema de cash pooling. Es decir, es un dinero que no pertenece a Vitrasa, pero puede ser utilizado si lo necesita, porque pertenece a todo el grupo, por lo que consta como activo en su totalidad.

De hecho, si fuera propiedad de Vitrasa estaríamos hablando de un exceso de liquidez, por lo que, de darse este caso, lo normal es que ese dinero esté invertido en acciones, fondos del tesoro y demás instrumentos que garanticen cierta rentabilidad y una conversión inmediata a dinero en efectivo. Hay que tener en cuenta que el dinero en el banco genera un 0%, por lo que cada año se pierde el equivalente a la inflación. Si se invierte, la pérdida será menor (con la inflación actual, ningún producto de bajo riesgo ofrece una rentabilidad superior a la inflación).

Cabe destacar que solamente hay 1.202.276€ en elementos de transporte, que serían los autobuses y vehículos de uso interno. No hay amortización de los mismos, por lo que entiendo que ese es el valor residual de los autobuses y que han sido amortizados en ejercicios anteriores debido al (en teoría) fin de la concesión, allá por 2020. De hecho, hasta ese año se dedicaba 1.032.501€.

Por lo que parece claro que Vitrasa no está jugando a disminuir los periodos de amortización para generar pérdidas artificiales, pero es curioso que se amorticen en 10 años, en lugar de los 12 que tienen que durar. Seguramente sea porque hay vehículos que sí llegan a los 10 años, pero no a los 12, por averías que cuesta más repararlas que el valor del propio vehículo.

Obviamente el pasivo ha aumentado, pero es muy curioso que en 2021 se ha pedido un préstamo bancario de 3.014.868€, que vence en 2028, y sirve para financiar la concesión del Baix Llobregat. Desde luego, esto revela la razón real de la UTE, y es financiar con dinero de la empresa las inversiones allá, lo que en sí no es ilegítimo (el estar en un grupo te permite hacer este tipo de trucos para obtener financiación cuando se necesita), pero desde luego, usar este préstamo para engordar pérdidas y exigírselas al Concello sí, sobre todo si Vitrasa recibe parte de los beneficios de esa concesión.

Pero la principal obligación de la empresa son los 7.048.852€ del arrendamiento financiero, probablemente por los Volvo 7900-S Charge estrenados en marzo de 2023 y que se financian por este sistema.

Del resto poco comentar, salvo una curiosidad, el saldo que tenemos en nuestras PassVigo a 31 de diciembre se contabiliza como anticipos de clientes, con toda la razón del.mundo, porque cuando hacemos una recarga, estamos anticipando un dinero que vamos a gastar cuando subamos en el bus. Y si acaba el año y sobra dinero, es un anticipo que se va a usar al año siguiente, por lo que no es un ingreso real. La empresa tenía 955.499€ en ese concepto.

De donde obtiene el dinero la empresa

En 2021, las fuentes de ingresos fueron las siguientes:

  • Ingresos por venta de billetes: 18.993.655,47€ (con la subvención de la PassVigo incluida, que son 8.851.743,49€, lejos de los 13 millones que se cobraba antes del Covid)
  • Ingresos de gestión corriente: 254.823,60€ (de los cuales 189.857€ provienen de la publicidad de los autobuses, el resto de indemnizaciones y extornos)
  • Subvenciones de explotación: 16.601,48€
  • Ingresos financieros: 1.098.416,80€

Lo que hace un total de: 20.363.497,35€

En qué se gasta la empresa el dinero

Los gastos en 2021 fueron los siguientes:

  • Aprovisionamientos: 3.927.503,20€ (no se especifican, pero casi todo debe ser el combustible)
  • Gastos de personal: 15.507.635,73€, con las cotizaciones sociales incluidas.
  • Servicios exteriores: 3.603.709,87€, de los que 105.350€ corresponden a arrendamientos y cánones, 819.321€ corresponden a reparaciones, conservación y limpieza, 1.117.659€ corresponden a servicios de profesionales independientes (aquellos que necesitan un título universitario para ejercer, como abogados, notarios, procuradores…) 1.341.414€ las primas de los seguros, 47.679€ de publicidad, propaganda y relaciones personales (curiosamente es la misma cifra que en 2020, por lo que parece que no se cargan viajes ni comidas a esta cuenta), 69.915€ a suministros (electricidad, y cualquier otro que no sea almacenable) y 274.851€ por otros servicios (por ejemplo, el teléfono, los viajes a cargo de la empresa, el material de oficina, y otras muchas cosas, como los sellos de correos)
  • Tributos: 49.229,27€
  • Pérdidas por deterioro de operaciones comerciales: 3.702.985,00€ (este concepto engloba las pérdidas por derechos de cobro que no se pueden ejecutar, de los cuales 3.315.709€ son por cuentas por cobrar antiguas sobre las que en el acuerdo de prórroga no había obtenido un reconocimiento formal por el organismo concedente. A los 6 meses el derecho de cobro se considera perdido, salvo que se trate de la administración pública y no esté sometido a litigio, por lo que si se llegara a cobrar, sería un ingreso.
  • Gastos financieros: 83.843,88€
  • Amortizaciones: 1.965.732,25€

Lo que hace un total de: 28.840.639,20€, es decir, prestando el servicio de transporte de viajeros se ha perdido 8.477.141,85€

Las cuentas de 2022

Lo más curioso de esta historia es que en el ejercicio 2022, las cuentas de Vitrasa aparecen mezcladas con la concesión del Baix Llobregat, y esto es muy extraño, porque en teoría, esta concesión se realiza a través de una empresa en la que Vitrasa forma parte como UTE, por lo que debería constituirse en una sociedad distinta, sin embargo, se factura como si fuera la misma empresa, lo cual es, como mínimo, bastante extraño y que esconde mucho. Por eso no se puede separar el activo, el pasivo ni el patrimonio neto, porque se muestra en conjunto.

Pero sí aparece separada la cuenta de resultados, pero no se puede separar los conceptos más detalladamente, así que los mostramos tal cual:

Ingresos: En total 18.634.940,32€

  • Importe cifra de negocios: 17.606.143.44€, de los cuales 10.832.470,49€ son las subvenciones del Concello y del Gobierno (a partir de septiembre de 2022)
  • Otros ingresos de explotación: 1.028.796,88€ de los cuales, 339.724,26€ son por ingresos de gestión corriente (indemnizaciones y publicidad de los autobuses) y 689.072,62€ son subvenciones de explotación.

Gastos En total 27.074.569,87€

  • Aprovisionamientos: 5.800.298,36€, donde se incluye una partida de 700€ por unos trabajos realizados por otras empresas.
  • Gastos de personal: 15.915.327,34€
  • Servicios exteriores: 3.349.950,30€
  • Tributos: 54.249,53€
  • Pérdidas por operaciones comerciales: 3,25€
  • Amortización del inmovilizado: 1.954.741,09€

Es decir, la explotación del transporte urbano de Vigo ha ocasionado una pérdida de 8.439.629,55€

¿Y las cuentas de 2023?

Las empresas tienen hasta el 31 de marzo para presentar las cuentas en el registro mercantil, por lo que a mediados de año las conoceremos. Y son unas cuentas muy interesantes, porque:

  • El gasto en aprovisionamientos se tiene que reducir a niveles inferiores a 2021, porque los precios de los combustibles han vuelto a los precios de aquella época, y además, con tantas huelgas y paros parciales, se han recorrido muchos menos kilómetros, además de la introducción de vehículos híbridos, que reducen el consumo de combustible, por lo que el gasto en este concepto se tuvo que reducir por lo menos en 2,5 millones de euros.
  • El gasto en personal se tuvo que reducir también considerablemente, porque el personal que hace huelga no cobra, y el número de horas perdidas por huelgas y paros parciales fue muy superior, así que un mínimo de 4 millones de euros se han perdido.

Por lo que estamos hablando de una reducción de gastos estimada de 6-7 millones, que, unido al hecho de que viajar en autobús es más barato que nunca gracias a las tarifas reducidas por la subvención del Gobierno, unido al aumento de 9 céntimos del precio del billete (pasó de 1,40€ a 1,49€), con unos ingresos superiores a 20 millones de euros (es decir, 1,5 más que en 2022) se puede conseguir cuadrar las cuentas. Por lo que estoy seguro que en 2023 la empresa no tuvo pérdidas o fueron muy reducidas.

ACTUALIZACIÓN 11/02: Faro de Vigo publica un artículo en el que se afirma que el número de viajeros en 2023 fue 15.740.132. Por lo que, a 1,49€ por billete, equivale a un ingreso de 23.452.796,68€, es decir, suponiendo 1 millón más por ingresos por otros conceptos, con ahorrar 2,5 millones en gastos, las cuentas cuadran.

Conclusiones

  • Las pérdidas de la empresa son ciertas, y el servicio del transporte urbano fue absolutamente deficitario durante 2020, 2021 y 2022. Pero es muy curioso que se ingresara menos por viajeros en 2022 que en 2021, cuando desaparecieron las medidas anti covid, hay que recordar que a principios de 2021 teníamos la prohibición de reuniones con no convivientes, cierre de establecimientos y centros comerciales, y la obligatoriedad de llevar mascarilla para subir al bus, y en 2022, salvo la mascarilla, el resto de medidas no estaban vigentes, además de que el precio del billete pasó de 1,35€ a 1,40€. También el número de horas perdidas por huelgas fue similar, como demuestra el gasto en salarios.

  • No parece que la empresa esté jugando a engordar pérdidas con trucos como modificar las amortizaciones y similares, pero el hecho de que se añadiera la concesión del Baix Llobregat añade oscuridad a las cuentas, y nos hace pensar mal. Aunque quizás se trate de un apaño para que el pasivo de la empresa no acabe superando al activo y acabe quebrando si se mantienen las pérdidas, porque esa concesión tiene ingresos asegurados, al cobrarse por kilómetro. Pero también puede ser un intento de que el Concello de Vigo pague las inversiones en el Baix Llobregat.

  • En 2021 las pérdidas reales sin la pérdida de 3,7 millones por derechos incobrables sería de unos 5 millones de euros. En 2022, si se hubiera rebajado un 30% el sueldo de los conductores a partir de mayo, se ahorrarían 2,5 millones, insuficiente para cuadrar las cuentas, pero sí para desestabilizar más la empresa.

  • El hecho de que no abandonaran la concesión a partir de 2022 indica que esperan obtener beneficios a partir de 2023, porque podrían cobrar el reequilibrio y marcharse. De hecho, en los documentos que explican las cuentas, ni siquiera ven como riesgo operacional el perder la concesión y por supuesto, van a presentarse al concurso para renovarla. Con todo, no hay que olvidar que en 2025 se puede ejecutar la segunda prórroga hasta 2030.

  • El Concello de Vigo lo tiene fácil, no debería pagar más que las pérdidas reales generadas por el servicio, si la empresa se sale con la suya y consigue sacarle más cuartos de los que debe al Concello, será responsabilidad de este último.

  • Si bien es cierto que las pérdidas son preocupantes, la estabilidad de la empresa no corre peligro mientras se mantenga bajo el paraguas de Avanza, de hecho, la cuenta corriente en común garantiza su liquidez, por lo que los lloros que dice la dirección de la empresa a los medios diciendo burradas como que estamos atravesando el peor momento de la historia, nos vamos a hundir, no hay dinero son lloros para intentar engañar a la gente, porque no es así, a principios de la década de 1980 la situación era mucho peor, con pérdidas cuantiosísimas por destrozos de los estudiantes, pérdida de ingresos y problemas económicos generales que hicieron que la empresa peligrara de verdad, y sin el paraguas de una multinacional, solo el capital de Gonzalo Álvarez Arrojo, que creía en el negocio, y gracias a él, la empresa salió adelante..

Y un último detalle, la empresa, dentro de los 31 millones de euros que exige al Concello, está la subida del IPC a los trabajadores, que se la está negando por activa y por pasiva, por lo que el Concello solo debería pagar la subida real. De hecho, a quien descalificaría el pagar una subida que no se aplica sería al Concello, porque es conocedor de todo.

Vitrasa Actualidad
Autobús de Vitrasa en la Rúa de Emilia Pardo Bazán, durante la pandemia

El director de Vitrasa y el PSOE

Analizamos el pasado de Carlos González, donde se demuestra su buena sintonía con el PSOE

El C2, víctima de los recortes del Concello y Vitrasa, circulando a través de su futuro, y el del transporte urbano, negro.

¿Se le puede retirar la concesión a Vitrasa?

Hoy tratamos de dar luz sobre una cuestión que se está planteando últimamente con más insistencia.

Autobuses (todos de Monbus salvo dos) en la estación de autobuses de Pontevedra

Monbus cobra de menos el desplazamiento de Pontevedra a las playas de Marín

Descubrimos una curiosidad de la que se pudieron beneficiar muchos pontevedreses, seguramente sin saberlo

Comentarios

No hay comentarios aún. ¡Sé el primero en comentar!

Déjanos tu comentario

Para evitar el spam, revisaremos tu comentario, y no será visible hasta que lo aprobemos.