Logo de Vigo360

Vigo360

El libro en cuestión
El libro en cuestión

El libro Os nomes das rúas de Vigo (1640-1945)

Daniel Antomil - 15/06/2022

Sobre las calles de Vigo se han publicado tres libros. El primero de ellos, obra del anterior cronista de la ciudad, Lalo Vázquez Xil, se publicó en 1989, con tres reediciones y siendo un auténtico éxito que aún a día de hoy se recuerda.

El segundo, publicado en 2016 por Daniel Antomil, no tan exitoso como el anterior, pero igualmente recordado y utilizado para investigaciones aún a día de hoy, fue el único en tratar todas y cada una de las calles de la ciudad. A día de hoy, en esta misma página, se puede leer una versión actualizada del mismo. Ambos son libros valiosos, y totalmente distintos y complementarios.

Y en 2021 salió el tercero, escrito por el historiador Juan Miguel González-Alemparte, y publicado por el Instituto de Estudios Vigueses. Lo he leído y me parece un libro muy necesario y que supone una mejora importante al escrito por Lalo Vázquez Xil, con nuevos datos y nuevas aportaciones.

Su autor pasó largas horas encerrado en el archivo municipal, en busca de documentos que ayuden a poner fecha a los cambios de nombre de las calles y a su bautismo. Y fruto de esas horas de trabajo se realizó este libro.

De ese trabajo llama especialmente la atención la portada del libro, que es lo que queda de una de las placas que se colocaron durante los años de la guerra a la rebautizada como Rúa de Cánovas del Castillo, que cambió de nombre durante la II República (se conoció por aquellos años como Avenida da Liberdade), y que ha sufrido las consecuencias del vandalismo, perdiendo la mayoría de sus letras, a diferencia de su placa gemela, que las conserva todas. Esa placa está colocada en el número 2, casualmente, la sede del Instituto de Estudios Vigueses.

Lo único que se le podría decir en contra del libro es su sesgo ideológico, especialmente en lo referido a la guerra civil, cuyo autor llega a renombrar como (in)civil. Especialmente tras afirmar al principio que iba a dejar de lado lo políticamente correcto. Quizás en este sesgo se encuentre un error bastante llamativo, y es afirmar que el cambio de denominación de la Rúa de Concepción Arenal por la Rúa de Cantabria se debe a que no era una persona grata al régimen de Franco, pero la causa real del cambio es su duplicidad con la calle que actualmente homenajea a Concepción Arenal, tras la fusión de los ayuntamientos de Vigo y Lavadores. Concepción Arenal estuvo en el callejero durante toda la dictadura.

También hay una errata bastante llamativa, y es que en un extracto de un documento oficial, se bautizaba como Calle de Santa Cristina al camino que baja desde el antiguo ayuntamiento (de Lavadores) a la iglesia de Santa Marina de Cabral. El autor no especifica si ese error tan garrafal aparece así en el documento o fue un lapsus del autor.

Obviamente, los libros tienen erratas, es algo inevitable a veces, y no voy a ser yo quien pontifique sobre el tema, porque Juan Miguel González-Alemparte me ha desvelado algunas con su libro, seguramente sin saberlo.

El libro es de lectura muy recomendable, aporta nuevos datos a la cuestión, se puede decir que es una nueva versión del libro de Vázquez Xil, actualizado y mejorado, y solamente cabe felicitar a su autor por el esfuerzo y dedicación demostrados, y desde aquí le animo a que escriba la segunda parte, y trate las calles bautizadas a partir del año 1945, que son la gran mayoría.

El 6239, aparcado en Samil, haciendo un breve descanso antes de salir con el 15A. Fotografía de Adrián Armesto.

Sobre la bajada de sueldo a los conductores de Vitrasa

La semana pasada el árbitro tumbó de un plumazo las pretensiones de Vitrasa de bajar el sueldo a sus empleados. Aquí lo analizamos

Foto de portada del trabajo de Odonimia de A Guarda.

Los nombres de las calles de A Guarda

Publicamos un nuevo trabajo con el origen de los nombres de las 260 calles que componen el ayuntamiento de A Guarda.

Placa de la mal llamada Rúa da Ferradura. Fuente: Google Street View.

Odonimia idealista (II)

Otro caso notorio donde los errores del callejero son notorios