Logo de Vigo360

Vigo360

El autobús en llamas. Fuente: Faro de Vigo
El autobús en llamas. Fuente: Faro de Vigo

Resuelto (presuntamente) el incendio de los autobuses de Vitrasa

Daniel Antomil - 26/05/2023 (actualizado 11/06/2023)

¿Qué pasó?

Domingo, 30 de abril de 2023. Se hace de noche, y como al día siguiente es festivo y hace un buen día, hay bastante gente por la calle. De pronto, a las 22:30, el autobús 6806, que en ese momento prestaba servicio en la línea 4A, comienza a arder cuando llega a la parada de Urzáiz-Príncipe.

En ese momento hay varios viajeros en el bus, y uno de ellos, al detectar el humo, avisa a la conductora. En ese instante, manda desalojar el autobús y nadie sale herido. A los pocos minutos, el autobús, un Volvo 7900 S-Charge estrenado hacía mes y medio, acaba totalmente envuelto en llamas.

Al instante, muchos pensamos que fue un incendio fortuito. En Vigo tenemos demasiada experiencia en ese asunto (entre 2014 y 2017 cinco vehículos acabaron destruidos al incendiarse de forma espontánea), y dada la cantidad de fallos que están experimentando los autobuses híbridos, pensamos que se trataba de una escalada más en sus problemas, y que posiblemente acabarían devolviendo los autobuses a Volvo.

Durante las horas siguientes al siniestro, la policía científica inspeccionó los restos del autobús, y observaron restos de un acelerante, por lo que dictaminaron que había sido provocado. Además, salió a la luz que el bus 6480 había sido atacado de la misma manera, con un artefacto que comenzó a arder mientras circulaba por Tomás Alonso, pero en esta ocasión, el conductor vio a tiempo las llamas y pudo apagar el incendio, quemándose solamente varios asientos y siendo reparado a las dos semanas.

Secuelas del incendio del 6480, esta parte de la carrocería interior, de plástico, está derretida por el incendio
Secuelas del incendio del 6480, esta parte de la carrocería interior, de plástico, está derretida por el incendio

Los hechos

Tras revisar las grabaciones, los policías descubrieron a un mismo viajero en los dos autobuses. Ambos buses pasan por la Avenida de Europa, el C3 a las 21:48 dirección Samil, y el 4A a las 21:51 dirección Muiños. La salida del 4A de Muiños es a las 22:02 y la del C3 de Samil a las 22:19, y ambos pasan por delante del colegio Amor de Dios a las 22:07 y 22:22 respectivamente, por lo que hay tiempo suficiente para que un viajero baje de un autobús y se suba al otro, en cualquiera de las dos direcciones.

Casualmente, el viajero, tapado con mascarilla, es la pareja de la conductora del 4A, pero ella hace como que no lo conoce. Lo cierto es que, debajo de los asientos traseros, el viajero colocó un artefacto consistente en un blíster de pastillas que, colocados junto a unos cartones (una caja de galletas y otra de leche) que harían de combustible, prenderían fuego al cabo de un rato y ocasionarían el incendio.

Cuando la policía descubrió que ese viajero era la pareja de la conductora, y viendo su reacción, y el hecho de que no hiciera nada por intentar controlar el incendio, a diferencia del conductor del C3, sospecharon de ellos. Obtuvieron una orden judicial para registrar su domicilio, y encontraron las prendas que vestía el viajero y objetos similares a los encontrados en los autobuses.

Con todas estas pruebas fueron detenidos, el hombre, al ser quien colocó los artefactos, está detenido sin fianza y a la espera de juicio, mientras que la conductora quedó en libertad a la espera de juicio y acusada de cómplice del incendio.

La marquesina también resultó dañada, siendo reparada a los dos días
La marquesina también resultó dañada, siendo reparada a los dos días

Radiografía de la conductora

Lo más sorprendente del hecho es que la conductora no es en absoluto una persona normal. Patricia Fortes, de 45 años de edad, ingresó en Vitrasa en el año 2001 (22 años de antigüedad). Fue una de las primeras conductoras que tuvo la empresa, cuando las mujeres comenzaban a llegar a cuentagotas a conducir autobuses. Un hecho relevante es que estuvo casada con otro conductor y a cuya boda la empresa llevó un autobús engalanado para la ocasión.

Lo más destacado es que ella no era una conductora más. Durante muchos años fue miembro activo de distintos foros donde se hablaba de autobuses, comentando cosas sobre la empresa. En los últimos años creó un blog (que cerró hace unos días), llamado Historias con sabor a gasoil, donde comentaba anécdotas y vivencias de su trabajo, junto con una página de facebook de gran éxito. De hecho, en 2018, ganó un premio por un relato corto que escribió. Es decir, estamos ante una persona de relevancia, una auténtica profesional en su trabajo, y una persona brillante, un ejemplo para el resto de conductores y para muchos aficionados al mundillo del autobús, por estos hechos fue una absoluta sorpresa la (supuesta) implicación de esta conductora.

Según Faro de Vigo, aspiraba a ser parte del comité de empresa, y estaba de número 3 de la lista de UGT. Suponiendo que la formación de la lista fuera como tiene que ser legalmente (elecciones primarias entre los afiliados del sindicato), es revelador de su gran popularidad dentro de la empresa, incluso por encima incluso de uno de los vitraseros más populares, que es Manuel Pampillón, habitual en las entrevistas a miembros del comité de empresa, y una de las personas que con su buen hacer, prestigian la labor del conductor de Vitrasa y la imagen de la empresa.

Comentario personal

Suponiendo que los hechos imputados sean ciertos (y, aunque la presunción de inocencia debe prevalecer, todo indica que esto es, lamentablemente, verdad), no sé qué se les pasó por la cabeza para hacer algo semejante ¿Venganza por los hechos sucedidos recientemente por parte de la empresa hacia los empleados, y que hace que llevemos casi dos años con huelgas y paros parciales continuos? Es lo más seguro, sobre todo si aspiraba a formar parte del comité de empresa.

No sé si son conscientes de que no solamente han quemado un autobús y dañado otro, han puesto en peligro la vida de decenas e incluso cientos de personas. ¿Y si al autobús se le suelta el freno de estacionamiento y comienza a rodar sin control por la calle Colón convertido en una bola de fuego de gran tamaño? Estaríamos hablando de una tragedia de magnitudes impredecibles. ¿Se acordaron de que en Santiago falleció un bombero sofocando el incendio de un autobús por esta misma razón?

Habrá alguno que lo defienda, que considere que la violencia es una solución a los problemas laborales. Pues vamos a contar lo que se ha ganado haciendo esto:

  • Tanto Patricia como su pareja se van a llevar una denuncia por lo penal y otra por lo civil por todos los daños ocasionados. El hombre seguramente acabe en prisión, y ella a lo mejor se salva (aunque le queden antecedentes penales). Además, por la vía civil, se van a llevar la demanda civil de la empresa por todos los daños ocasionados, los que pidan en la demanda y los que les reconozca el juez, que por lo bajo, serán unos 350.000 euros que tendrán que pagar. Esto, además de su despido, y además, es dudoso que vuelvan a encontrar trabajo con semejante antecedente. Es decir, se acaban de arruinar la vida para siempre.

  • El resto de conductores se lleva la vergüenza y el desprestigio ocasionado por una compañera que no duda en prender fuego a los autobuses, con grave riesgo para muchas personas, y más en una época en la que el comité de empresa pide el apoyo de la ciudadanía ante sus reivindicaciones laborales. Especialmente serio es que formara parte de una candidatura en puesto de salida para ser miembro del comité, sobre todo después de que el alcalde haya realizado unas declaraciones absolutamente lamentables diciendo que los miembros del comité están agrediendo a los ciudadanos de Vigo con las huelgas y los paros. Esto, en el fondo, supone dar un argumento de peso al alcalde y sus defensores, que son muchos, y en algunos ámbitos, como el de la investigación local, son como una plaga de langostas. Por lo que, el apoyo generalizado de los ciudadanos ante las reivindicaciones de los conductores de Vitrasa corre grave riesgo.

  • Seguramente ambos no puedan pagar todos los daños, por lo que las pérdidas se las comerá alguien, la propia empresa o el seguro. En ambos casos, esta situación hace aumentar la tensión, que las posturas se radicalicen, que se aleje la posibilidad de un acuerdo y ayuda a que en un futuro se vuelva a pedir un descuelgue de convenio, como en 2022.

Es decir, el balance ha sido desolador, no se ha conseguido nada bueno y sí unas cuantas cosas negativas. Por lo que, para todos estos conductores que, cuando se pone el sol, se dedican a apedrear autobuses en servicio, como vulgares salteadores de caminos, que se lo piensen dos veces si sus escasas neuronas se lo permiten antes de tirar una piedra a un autobús.

P.D: Este post ha sufrido varios cambios, debido sobre todo, a que se ha vuelto viral dentro de Vitrasa y se ha corrido la voz (o más bien el deseo de alguno) de una posible denuncia hacia mi por poner el nombre y el primer apellido de la conductora. Si bien, es cierto que no se pueden poner este tipo de datos en un blog, hay excepciones, una de ellas es que ya estuviera publicado previamente, otra que sea una persona de cierta relevancia (y una persona que de vez en cuando sale en los medios y recibe premios con su nombre tendría motivos para tener esa consideración) y en todo caso, en casos de trascendencia social, la libertad de expresión prima sobre otros derechos.

Como no tengo ganas de pasarme el día en el juzgado para que me acaben absolviendo, la prudencia me sugirió quitar ese apartado, pero la publicación por parte de Faro de Vigo de su nombre y apellidos elimina esta posibilidad, por lo que procedo a reponer esta parte del post.

Vitrasa Opinión Actualidad
La imagen del bus 6806 ardiendo es el mejor resumen de la dirección de Carlos González, la empresa está en llamas. Imagen: Faro de Vigo

Los logros de Carlos González Lozano al frente de Vitrasa

Analizamos los logros conseguidos por parte del actual director de Vitrasa en sus casi tres años de mandato.

El C2, víctima de los recortes del Concello y Vitrasa, circulando a través de su futuro, y el del transporte urbano, negro.

¿Se le puede retirar la concesión a Vitrasa?

Hoy tratamos de dar luz sobre una cuestión que se está planteando últimamente con más insistencia.

Que tire la primera piedra el que no haya dicho «la culpa fue del Vitrasa»

La culpa es del bus

Muchas veces echamos la culpa al bus de todo lo que pasa, pero ¿es cierto?

Comentarios

No hay comentarios aún. ¡Sé el primero en comentar!

Déjanos tu comentario

Para evitar el spam, revisaremos tu comentario, y no será visible hasta que lo aprobemos.