Logo de Vigo360

Vigo360

Manifestantes bajando Gran Vía protestando por la situación de huelga en Vitrasa el pasado jueves 9 de noviembre.
Manifestantes bajando Gran Vía protestando por la situación de huelga en Vitrasa el pasado jueves 9 de noviembre.

De cómo el alcalde se ríe del vecino

Ariel Costas - 12/11/2023

Título inspirado por De como Monbus se ríe del viajero

Este artículo es mi opinión personal sobre la paupérrima gestión del Concello en materia de movilidad. En este caso, hablaremos principalmente del alcalde, ya que entendemos que es el máximo responsable de la ciudad, y que por tanto es al menos parcialmente responsable del tema.

Esto no es una crítica a un partido político (en este caso el PSOE), y no siento ninguna simpatía por ninguna de estas organizaciones. Esto me permite criticar a unos y a otros (o aplaudirles cuando hacen algo bien) de forma totalmente libre, en lugar de actuar como un fanático o como un medio de comunicación que vive de paguitas.

Recordamos que Vigo360 es un proyecto creado por dos individuos por amor al arte. No recibimos financiación de ningún partido político, empresa o instritución pública; ni aspiramos a ello. Esto permite que podamos hablar con total libertad, muchas veces diciendo lo que otros callan por conveniencia o por mandato de los de arriba.


Desde 2019, el servicio de transporte urbano de Vigo viene sufriendo un deterioro absoluto, con la desaparición de líneas y el recorte de otros muchos servicios. Todo esto agravado por la situación que atraviesan los trabajadores, que llevan más de dos años en huelga porque su convenio está caducado y la empresa no quiere negociar.

La (baja) calidad del servicio

En un brillante artículo publicado por mi compañero Daniel, se hablaba del recorte de 250 viajes diarios en días laborables (y 126 en sábados, y 65 los festivos) realizado por la concesionaria Vitrasa, con el beneplácito del Concello de Vigo.

Todo esto a la vez que el precio del billete está a 1,49€, el más caro de Galicia sin contar Pontevedra y Ferrol, que son 1,55€ (porque son prestados mediante concesiones de la Xunta). El alcalde mintió descaradamente diciendo que es el más barato de España.

En su realidad alternativa, se ve que 1,49€ es más barato que el 1,30€ de A Coruña, el euro de Santiago, los 85 céntimos de Ourense o los 64 céntimos de Lugo.

Sin contar que en todas estas ciudades, menos Ourense, puede usarse las tarjetas azules de la Xunta (la TTP y la TXN) y viajar a un precio reducido, o gratis, sin tener que conseguir una tarjeta específica, como ocurre con la PassVigo (que hay que solicitar y que te la envíen, no se saca en ABANCA en el momento).

La conspiración contra Vigo

Otra de las maravillas que nos ha regalado el excelentísimo es la teoría de que la situación de los vitraseros es una conspiración del BNG y la CIG contra Vigo. Por lo menos varía, ya que normalmente la culpa es de la Xunta y de Rueda (y antes, Feijóo).

Además, dice que los trabajadores son unos egoístas que quieren más dinero (hay que tenerlos cuadrados para criticar eso cobrando casi 73.000€ al año) y que por eso secuestra a los vigueses ejerciendo su derecho a huelga.

Pregunto yo, señor alcalde, ¿quién secuestra la ciudad? ¿Un grupo de trabajadores que quieren recuperar el 15% de poder adquisitivo perdido por la inflación, unos horarios posibles de cumplir y unos descansos garantizados; o una empresa que se niega a negociar con esos trabajadores y que recorta un servicio público esencial para su beneficio privado?

Y añado ¿de veras se cree que decenas de trabajadores de una empresa van sacrificar cientos de euros de sueldo para “secuestrar” a la ciudad a la vez que piden que se ajuste dicho sueldo que lleva años congelado? Bueno, es una pregunta retórica, ya sabemos que no, y que realmente es solo una excusa para poder usted actuar indignado y ser el defensor de la ciudad.

El parking disuasorio de Samil

Estamos en noviembre, y por tanto, en navidad. Al menos en Vigo, donde la navidad es el evento más importantes, y Vigo queda por encima de Nueva York, París, Londres y Tokio en cuanto a decoración navideña. Por no hablar a nivel nacional, donde el alcalde disputó con el de Badalona quién lo tenía más grande (el árbol de navidad, claro).

Con tamaña celebración, el tráfico de la ciudad se ve gravemente afectado. Por eso, el año pasado se “habilitó” un parking disuasorio en la zona de Samil, que fue un auténtico fracaso.

¿Qué falló? Para sorpresa de nadie, la conexión con el centro. La idea de bombero (otro tema donde el Concello está on fire) del alcalde era que la gente aparcase en Samil, y utilizase las líneas regulares de Vitrasa para llegar al centro. Esto sería una buena idea, si no hubiera que esperar entre 17 y 30 minutos por un autobús, que luego tarda un buen rato en llegar al centro (en algunos casos, porque los recorridos son auténticas excursiones).

Esto hubiera sido una idea realmente buena, si se pusieran lanzaderas directas con alta frecuencia y pocas (o ninguna) paradas intermedias. Un servicio que hiciera las paradas de Samil (incluso alguna en Av. da Atlántida) y que fuera directamente al centro, y viceversa. De esta forma, habría conexiones rápidas y frecuentes, y la gente no elegiría comerse un atasco en su coche y sacrificar un riñón para dejarlo en un parking.

Conclusión

La situación actual del transporte público en Vigo (no entremos también al privado, eso puede que se lleve su propia entrada cuando se conozca el plan de navidad) es un desastre. Y el máximo mandatario de la ciudad, que lleva una gran cantidad de años en el cargo, lo ha consentido por acción u omisión.

Señor alcalde, usted puede rescatar la concesión y terminar con esta broma de mal gusto de una vez por todas. Salvo que su interés sea otro, claro.

De hecho, podríamos hacer como usted e inventarnos teorías de la conspiración, a cada cual más alejada de la realidad que la anterior (tan alejada como su idea del funcionamiento del autobús en Vigo de la realidad). Por ejemplo, decir que Avanza le tiene agarrado por los huevos en algún chanchullo, o que le ofrecieron una puerta giratoria para el día en que no sea alcalde.

O que es un complot en el que también participa el sector del taxi, fabricantes de coches y petroleras, para que la gente no use el transporte público y en su lugar coja el taxi o un coche propio y gaste más gasolina. Puestos a inventar, cualquiera puede inventarse cualquier cosa.

Vitrasa Área de Vigo Opinión Actualidad
Una foto de archivo del autobús 6139 de Vitrasa

Como ser una empresa de transporte de éxito (parte 2)

Hace un año publicábamos unas sugerencias de cómo ser una empresa de éxito en el transporte de viajeros. Hoy, damos unos cuantos consejos más.

Foto de archivo de un Mercedes Tourismo de Monbus en la estación de Pontevedra (diciembre de 2022).

La culpa no es mía

Si en algo destacan los políticos es en saber echar la culpa a los demás de los males causados por su penosa gestión. Hoy comentamos dos casos recientes.

El nuevo Citaro K de Vitrasa (6702) aparcado en Colón

La tarjeta PassVigo llega a los móviles

Tras mucho tiempo de espera, parece que al fin se va a empezar a implantar el uso de la tarjeta de bus urbano desde el móvil

Comentarios

No hay comentarios aún. ¡Sé el primero en comentar!

Déjanos tu comentario

Para evitar el spam, revisaremos tu comentario, y no será visible hasta que lo aprobemos.