Logo de Vigo360

Vigo360

Autobús 403 durante la huelga general del 29 de marzo de 2012.
Autobús 403 durante la huelga general del 29 de marzo de 2012.

Las mentiras de la huelga de Vitrasa

Daniel Antomil - 09/01/2024

La guerra interna que asola Vitrasa sigue su curso. La huelga sigue, y desde hace tiempo, se está librando en los medios de comunicación, con toda clase de mentiras que se están difundiendo, y repetidas como loros por los fans del alcalde. Aquí las recopilamos y las desmontamos:

La huelga es política contra el alcalde, por parte del BNG y de la CIG

El alcalde y sus minions llevan meses calentando con este tema, hasta el punto que el propio director de Vitrasa lo ha mencionado. Y es cierto que de los 12 miembros del comité, 5 son de la CIG.

Pero como dejé claro en otro artículo, ni la CIG tiene rodillo para imponer lo que quiera, ni un sindicato tiene poder para imponer lo que voten o no sus miembros, y de hecho, ni es obligatorio pertenecer al sindicato por el que uno se presenta. Y los cuatro sindicatos del comité apoyan la huelga sin reservas.

Incluso el propio alcalde añade declaraciones que demuestran como entiende él la política. Ha considerado como algo gravísimo que el presidente del comité de empresa pida la dimisión del concejal Font y del propio alcalde, además de señalar que hay dos concejales del PP que acuden a las manifestaciones. Lo que no dijo es que el número 8 de la lista del PP, Alberto Besada, es conductor de Vitrasa. Y estas declaraciones, hechas en su programa de televisión (no se atreve a hacerlas donde le puedan contestar) demuestra lo que todo el mundo sabe, que es un dictador que ejerce hasta donde le dejan.

La huelga solo la votó el 29% de la plantilla

Aquí se mezcla la verdad con la mentira. En la votación, de 370 personas del censo, votaron 244, y solamente 30 votaron en contra de las movilizaciones. De las restantes 214, 108 votaron a favor de la huelga y 106 a favor de los paros parciales.

Por lo que, la opción ganadora es la huelga, con un 29,18%, por lo que parece que la afirmación es verdad. Pero otro 28,64% votó a favor de hacer paros parciales, por lo que el 57,82% de la plantilla votó a favor de las movilizaciones, frente a un 8,10% que votó en contra. El 34,05% restante no sabe/no contesta. Así que vemos que la huelga es la opción ganadora, y de consenso, porque es aceptable para quien haya votado por los paros parciales.

Y además, hay una derivada, y es que, hay decenas de conductores con contratos temporales, que van rotando cada varios meses, para que no generen antigüedad, y que ni se atreven a acercarse a votar, por miedo a que la empresa no los vuelva a llamar más. De hecho, el comité de empresa ni les piden nada, porque saben que si hacen alguna movilización, puede ser lo último que realicen en la empresa. Por lo que de los que no votaron, la mayoría es por las consecuencias que puede traer si votan. Y de hecho, se cuentan con los dedos de una mano los conductores que, estando fijos, no ejercen su derecho a huelga.

Dicho sea de paso, de los 239.999 votantes llamados a las urnas, a Abel Caballero le votaron 82.313, lo que representa un 34,30%, es decir, no está muy lejos de la opción mayoritaria en Vitrasa, aunque él presuma de su mayoría absolutísima y sus 19 concejales

Los que se manifiestan son empleados de la CIG, no de Vitrasa

Esto lo dice mucho el alcalde, y llama mucho la atención que un señor que jamás se sube a un autobús, conozca a todos sus conductores, hasta el punto que sepa decir quien trabaja en Vitrasa y quien no con solo verle la cara.

Pero yo sí subo a los autobuses, y conozco de vista a buena parte del personal (como ellos me conocen a mí, e incluso alguno piensa que soy un detective de la empresa, o un policía de paisano), y puedo asegurar que los miembros del comité, y los que aparecen en las movilizaciones, trabajan en Vitrasa, y puedo decir las líneas que llevan muchos de ellos (los que tienen línea fija) y hasta el autobús que suelen llevar. Y también se incluye a Alberto Besada.

Obviamente, esto en última instancia es mi palabra contra la mía, pero seguro que muchos viajeros habituales conocen a algún conductor del comité.

A las manifestaciones van 30 personas y generan graves problemas de tráfico

Respecto a lo primero, a las manifestaciones de la mañana, no va mucha gente porque el público al que van dirigidos es reducido. Pueden ir unas 300 personas (descontando 50 conductores y quizás unas 20 personas de oficina que estén trabajando durante su desarrollo). A esto retírale unos 70 eventuales, que no van por si acaso los ve la empresa. Si van 100, ya es más del público convocado. Pero van más de 30, de hecho suelen ir entre 50-100 personas.

Otra cosa son las manifestaciones abiertas, de los viernes por la tarde, a la que van unas 500 personas, y tienen el tamaño que suelen tener las movilizaciones de este tipo, a las que se les suele cifrar con más de 1000 manifestantes.

Y claro, una manifestación genera problemas de tráfico, pero cada año se hacen decenas de manifestaciones en la ciudad y no se suele ver a políticos rasgándose las vestiduras por ello, pero claro, necesitan una excusa para tapar los atascos que se producen en determinados días para ver las luces, demostrando lo que todos temían, que el plan de tráfico del alcalde es una filfa.

A todo esto ¿No se supone que el ayuntamiento, a través de la policía local tiene que regular el tráfico, sobre todo cuando hay manifestaciones, comunicadas en tiempo y forma, y donde se conoce el recorrido a realizar? ¿O quizás lo que le molesta al alcalde es que él no pueda decir quien se manifiesta y quien no? De hecho, hubieron manifestaciones, como la que se hizo en 2015 contra el nuevo hospital que causaron más problemas y nadie se rasgó las vestiduras.

El comité no quiere negociar para que la huelga no se acabe

Durante meses la empresa dijo que no tenía nada que negociar hasta que el ayuntamiento le compensara por las pérdidas. Pero el alcalde dijo que iba a pagar y dio la orden de negociar. Y la primera reunión, para el día del encendido de las luces de navidad, no sea que saliera por la tele lo que no debe salir.

El comité fue a todas las reuniones y se encontraron con propuestas muy alejadas de sus peticiones. En una negociación es muy normal que las posturas estén muy distanciadas. El que pide, quiere lo más posible y el que tiene que dar, quiere dar lo menos posible. Con el paso de las reuniones, las posturas se van acercando, hasta que se llega a un punto en el cual hay un cierto acuerdo.

Pero lo que se está viendo es que la empresa no se mueve de su postura, e incluso va hacia atrás. Es muy llamativo que en la última reunión viniera un ejecutivo de Avanza desde Madrid (dos billetes de avión, de ida y vuelta) para decir que no hay plata. Eso de instalar Zoom y hablar por videoconferencia (y legalmente es igual que acudir presencialmente) como que no se les ha ocurrido, y así se ahorran la pasta del viaje.

El alcalde no pinta nada en esto, el problema es la empresa

Esto lo suelen decir mucho los hinchas del alcalde, pero Caballero tiene que ver mucho en el conflicto.

Para empezar, Vitrasa presta un servicio en régimen de concesión, con un pliego de condiciones que cumplir. Y los cientos de días de huelga y paros parciales son un incumplimiento muy grave del pliego de condiciones y motivo suficiente para rescindir la concesión. De hecho, esta estrategia le está sirviendo a la empresa para obtener una rentabilidad del servicio que en circunstancias normales no sería capaz de obtener.

Y al negarse a hacer cumplir el pliego, el alcalde está consiguiendo que a la empresa le favorezca la huelga, lo cual es una auténtica afrenta a los trabajadores, y a los usuarios, porque prolonga de forma artificial un conflicto. Bastaría con un apercibimiento y seguro que por la cuenta que les tiene intentarían llegar a un buen acuerdo a toda costa.

Y además, las líneas, horarios, frecuencias y recorridos de los autobuses son competencia del Concello, por lo que las 250 frecuencias desaparecidas en días laborables han sido autorizadas/consentidas por el Concello, porque en caso contrario es un incumplimiento del pliego de condiciones y motivo para sanción. De hecho, del servicio no se toca una coma si el Concello no quiere.

Y además, yo no me creo que semejante beligerancia del alcalde hacia los trabajadores de Vitrasa sea gratis, porque hay un cierto nivel donde las casualidades se convierten en causalidades. Y algún día sabremos a cambio de qué se está produciendo este circo

A Vitrasa le perjudica la huelga

Esta es curiosa, porque esto lo afirma la empresa, pero lo niega el alcalde, para reforzar la idea de que la huelga es contra él, perdón, contra Vigo.

La verdad está clara, la rentabilidad de los autobuses en huelga es superior que trabajando normalmente. La empresa dice que se pierden viajeros, lo cual es cierto en números absolutos, pero el número de viajeros que se mantienen se reparten en menos autobuses, lo cual mejora la rentabilidad de los mismos.

Obviamente, sí perjudica a la empresa en pérdida reputacional y de confianza en sus usuarios, pero Vitrasa ya ha demostrado que el pagar lo menos posible a sus empleados está por encima de todo. Eso, mientras desde las redes sociales se nos venden lo buenos que son los autobuses híbridos, lo poco que contaminan y guiños a la agenda 2030, al cambio climático y esas cosas que tanto le gustan a los políticos y empresarios con ínfulas de superioridad (y se creerán que eso de poner guiños a lo sostenible en twitter sirve de algo, salvo para justificar algunos sueldos para pagar a charlatanes que no producen más que risa).

Otra cosa que perjudica es el vandalismo, los cristales rotos, y especialmente ese autobús ardiendo, que al ser nuevo, mantenía casi todo su valor. Todo esto son pérdidas (400.000€, el 90% por el incendio del bus híbrido) y estas actuaciones perjudican a la huelga, además de que cualquier día puede pasar algo. El comité de empresa condenó estas actuaciones, y en Vigo360 se condenan con la máxima rotundidad, porque con estas actitudes no se va a ninguna parte y perjudican al desarrollo de la huelga, y deseo que pillen a los que tiran piedras a los autobuses y pinchan ruedas. Cabe recordar que estos hechos, en el caso de ser responsabilidad de alguien de Vitrasa, además del despido, generan responsabilidades civiles e incluso penales, especialmente si hay daños personales por causa directa o indirecta de estos ataques.

Los vitraseros cobran mucho

Esta afirmación suele repetirse por los envidiosos de turno, que desean que a un trabajador que cobra más que él le den por saco. Abundan en las empresas, incluso en algunos comités de empresa, que prefieren bajarse el sueldo antes que recibir una subida inferior a otro que cobra menos, e incluso intentan indagar como denunciar para que a otra persona le quiten un derecho (una reducción de jornada, un permiso de maternidad…).

El sueldo de un conductor de Vitrasa es algo más de 20.000 euros netos anuales de mínimo. Es un sueldo que da para vivir y poco más, y tampoco es algo elevado para un trabajador normal.

Pero a esto le añaden otra coletilla, y es que son los conductores mejor pagados de la provincia. No sé hasta que punto es cierto, pero salvo unos cuantos conductores de Rías Baixas (urbano de Pontevedra), unos cuantos de Monbus (línea Pontevedra - Marín) y algunos de Abalo (urbano de Vilagarcía) solo en Vitrasa el trabajo se desarrolla en una ciudad, lo que implica que la conducción en Vitrasa es la más complicada de la provincia, y obviamente, esto tiene que suponer un sueldo más alto, para que el trabajo sea más atractivo y se consiga personal. De todas formas, dejo a criterio del lector si el sueldo de conductor de Vitrasa es elevado, pero para mí no lo es (de hecho muchos trabajadores tienen sueldos más elevados, especialmente los que requieren algún título).

El comité de empresa tiene intereses personales para seguir con la huelga

Acabamos con esta acusación, y está referida a los expedientes que sufrieron 9 miembros del comité. En las negociaciones se ofreció su retirada a cambio de parar la huelga, y lo rechazaron. Si tuvieran intereses personales creo yo que hubieran cogido la pasta de los dos meses sin trabajar y dejarían la huelga, pero decidieron no hacerlo.

Pero ahora cabe preguntarse qué intereses personales pueden tener los miembros del comité, que están sin cobrar y madrugando todos los días con el frío que hace para llamar de todo a los directivos de Vitrasa a las puertas de la base, controlar que no salga ni un solo autobús de más y luego hacer la caminata de rigor por la ciudad. De hecho, uno de los miembros se manifestó diciendo que deseaba que esto acabara cuanto antes.

Obviamente tienen que negociar un convenio en condiciones para que esto se solucione de verdad, y no se les puede pedir que acepten ofertas muy alejadas de lo que piden.

Para terminar, lanzo la siguiente pregunta: Si Vitrasa lleva 4 años con pérdidas en cada ejercicio con un contrato que es insostenible en la situación actual ¿Por qué no ejecuta la cláusula de rescisión del contrato y obliga al Concello a crear un nuevo contrato que sea sostenible?. Quizás algún día sepamos la respuesta.

Vitrasa Actualidad
Hubo un tiempo en el que los Vitrasa felicitaban la Navidad, en vez de decir que van en Servizos Mínimos.

El verdadero Grinch de la Navidad de Vigo

Con motivo de la huelga de Vitrasa, tanto la empresa como el alcalde se han apresurado a acusar a los trabajadores de boicotear la navidad. Aquí lo analizamos

Un Mercedes-Benz Citaro O530 circulando por Sanjurjo Badía, realizando la línea 31.

La prórroga del contrato de Vitrasa ¿Es legal?

Analizamos la prórroga del contrato del transporte urbano vigués y sus alternativas.

Una fotografía de la costa de Baiona desde A Ramallosa, con el nuevo logotipo de Vigo360

Vigo360 cumple un año

Vigo360 celebra su primer año de vida.

Comentarios

No hay comentarios aún. ¡Sé el primero en comentar!

Déjanos tu comentario

Para evitar el spam, revisaremos tu comentario, y no será visible hasta que lo aprobemos.